_Joselito y Belmonte. Juntos en el recuerdo | Poemas
   

'Joselito y Belmonte vinculados por El Aula de Cultura La Venencia de Santander'

22 Febrero 2013 | Javier Hurtado

Entregado Premio XI 'Fábula literaria Vicente Zabala' a La Venencia.

El Círculo Taurino Amigos de la Dinastía Bienvenida ha premiado en esta edición con la Fábula Literaria "Vicente Zabala" a una asociación de aficionados, amantes del toro y la cultura taurina. Don Salvador Arias Nieto, presidente del Aula Cultural La Venencia de Santander ha tenido el loable rasgo de editar un exquisito tríptico en prosa y verso sobre José y Juan Los dos adalides del toreo, epónimos de la primera parte del siglo XX, conocida como Edad de Oro del toreo, que continúan estando vigentes en la memoria colectiva por lo que significaron en su momento y porque legaron a las generaciones venideras dos maneras de interpretar el toreo distintas aunque complementarias.
Puede decirse que "Gallito" y Belmonte colorearon el toreo en su época imprimiéndole vistosidad a la pátina primigenia, ruda y dramática que había tenido la lidia hasta la llegada de ambos. José la fortaleció por la vía del poder, del conocimiento exhaustivo de las suertes, de la ilustración de la corrida en todos los tercios. La variante novedosa, original y admirativa de un toreo vanguardista la introdujo Juan Belmonte abriendo un sendero nuevo e insospechado hasta entonces. Este tándem, inevitablemente unido en la historia, representa la idea defendida por el escritor Carlos Valdemoro --más conocido como Pepe Alameda--, de que el toreo es la conciliación de lo contrario "disciplina y ruptura, regla e improvisación, cálculo y osadía." Para Alameda, "en la armonización de lo antagónico está la clave del toreo, su interés, su gracia, su permanente drama." Y José y Juan simbolizan la simbiosis de esa ambivalencia.

De contar y glosar aspectos biográficos y tauromáquicos de Joselito "El Gallo" se ha encargado el insigne investigador, poeta, ensayista y crítico sevillano Daniel Pineda Novo y hace lo propio de Juan Belmonte el gran poeta gaditano Antonio Murciano. Como leer poesía no es lo mismo que leer prosa, para ingerir el manjar en verso hay que coger ritmo, darle varias pasadas y saborearlo, igual que degustamos la autenticidad de la corrida de toros.

 

 

   
__