_Jesús Soler _(Santander, 2011)
   

Precio Publicación 19,90 €

El artista protagoniza la sexta entrega de la colección 'Artistas Plásticos del siglo XXI' del Aula de Cultura La Venencia

10.06.11 G. BALBONA | SANTANDER

El Aula de Cultura La Venencia es un proyecto 'libre, abierto y plural'. Para ratificar su declaración de principios lleva más de quince años construyendo un peculiar itinerario cultural en que caben la poesía, las artes plásticas, la música, la tauromaquia, la literatura... Y todo ello se ha traducido en publicaciones, exposiciones, recitales o conferencias. Tras la reciente apertura de su nueva sede en la calle Virgen de la Paloma, 3., este colectivo santanderino reemprende su actividad con una nueva entrega de su colección Artistas plásticos del siglo XXI. Y lo hace con el sexto volumen que está dedicado a la obra del pintor Jesús Soler. En la galería santanderina, que coedita y colabora con La Venencia en la colección sobre los artistas, se exhibe desde hoy la muestra 'Miradas de mujer', serie de Soler que servirá para saludar la publicación y presentar durante un mes esta obra pictórica.

Paralelismos con Guayasamín

Soler, pintor expresionista de universos diversas, casi todos ellos vertebrados por el color, es un creador que comparte numerosos paralelismos y concomitancias con la obra del ecuatoriano Guayasamín, «en un estilo que funde elementos de Picasso con el muralismo mexicano y sobre todo en el colorido violento que recuerda a Tamayo», según apunta el crítico Carlos García Osuna, gran especialista en la obra de Soler.

Bajo el epígrafe 'Textura, materia y color', Salvador Arias ha elaborado como en anteriores entregas de la colección un perfil exhaustivo de la trayectoria del artista. Soler, creador comprometido, ligado a muchas causas sociales, es también académico, escultor, escritor y poeta ocasional. La paz, los derechos humanos, su mirada conmemorativa del 2 de Mayo, sus reflexiones sobre el caos en el arte contemporáneo plasmadas en un libro, sus pinturas sobre la tauromaquia y sus Conversaciones con Guayasamín, un particular y celebrado homenaje a su referente pictórico, son algunos de los factores, elementos, hitos y hechos ligados a su trayectoria.

En Santiago Casar inaugura una exposición de veintidós obras, todas marcadas por la técnica mixta y una gama de grises y negros, en femenino plural, pertenecientes a una serie que se desmarca de sus anteriores pasos pero que comparte su intensidad expresiva. Las Miradas de mujer del pintor de Monzón se suman a la serie de La Venencia y abanderan la renovada aportación cultural del colectivo santanderino.